Llegó el 15 de enero y con este el primer Grand Slam de 2018, el Australian Open. Los mejores tenistas del mundo podrán modificar de manera importante su posición en el ranking del ATP.

El año pasado Australia nos regaló una final de ensueño que disputaron Roger Federer y Rafael Nadal, en la que el suizo logró coronarse en un juego de 3 horas y 38 minutos que terminó 6-4, 3-6, 6-1, 3-6 y 6-3.

Federer consiguió su quinto Australian Open y este 2018 irá por el sexto. Por supuesto que tendrá en Rafael Nadal la aduana más complicada para hacerse con el título. Además de Dimitrov, Zverev, Thiem, Cilic, Juan Martín del Potro y uno de los triunfadores frecuentes del torneo: Novak Djokovic, que aunque su condición física está en duda, siempre es un rival de mucha consideración.

Juan Martín del Potro acaba de escalar dos posiciones en el ranking y se colocó en el número 10, entonces la posibilidad de que dispute con una motivación extra el torneo es muy probable.

Este torneo destaca por la participación de la NextGen, la responsabilidad y la importancia que tienen de trascender este 2018. Alexander Zverev es quien lleva la batuta debido que a su corta edad ocupa un lugar privilegiado dentro del ranking, el 4.

En la parte femenina, tras retirarse del torneo por no estar en el nivel más óptimo, Serena Williams deja libre su corona y le deja la ‘responsabilidad’ a jugadoras como Simona Halep, número uno del mundo, Caroline Wozniacki, segunda del orbe o Garbiñe Muguruza, ganadora de Wimbledon en 2017, quienes buscan pisar fuerte en el circuito desde el primer grande de la temporada.

Se ha levantado el telón de los Grand Slam del año y en Australia ya está la élite mundial del tenis para regalarnos un torneo inolvidable en el que los aficionados piden a gritos otra final entre Nadal y Federer.

Novak Djokovic, un campeón moderno para una edición memorable de Wimbledon

Con su dieta libre de gluten, su gusto por la meditación y su apetito por explorar los beneficios de la…

Ver más