Roger Federer no lo es todo para Wimbledon

 
 unnamed
 
El torneo más antiguo y prestigioso del tenis está a pocos días de dar inicio. Wimbledon es la catedral del deporte blanco y no es un sobrenombre sin fundamentos, pues por sus canchas han pasado los mejores jugadores. El último con una historia digna de recuerdo es el suizo Roger Federer, quien ha hecho de este certamen su casa.
 

Considerado uno de los mejores tenistas sobre hierba que ha existido, Federer puede presumir haber levantado Wimbledon ya en siete ocasiones, con la oportunidad de levantar uno más en 2017, una situación no improbable considerando que en esa hierba el suizo se agranda, además de que no pasó por la temporada de tierra batida para concentrarse cien por ciento en esta etapa. Ganar el tercer Grand Slam del año es uno de sus objetivos principales.

Sin embargo, “Wimbly” no solo ha sido Roger y antes de él hubo muchos más que hicieron de ese césped su lugar predilecto. Sólo basta con recordar a quien antes de Su Majestad tenía la mayor cantidad de Grand Slams: Pete Sampras

Sampras también tiene en su palmarés 7 coronas de Wimbledon, haciendo de este major el que más veces conquistó en su carrera. Es decir, en la hierba londinense Pete conquistó la mitad de todos los Grand Slams que obtuvo en su carrera, lo que demuestra la superioridad del estadounidense en su época. 

Y antes de Sampras y Federer, tenemos que regresar la memoria para encontrarnos con Bjön Borg, que si bien es recordado como uno de los mejores tenistas en arcilla, el pasto tampoco lo desmerece. Y sus 5 campeonatos en Londres lo avalan. Es, junto a Roger, el que más veces de manera consecutiva alzó el trofeo. Su hazaña la consiguió de 1976 a 1980. 

Por su parte, aunque no ganó en tantas ocasiones como los mencionados anteriormente, tampoco podemos dejar de hablar de John McEnroe. En 1981, el tenista estadounidense dejó uno de los momentos memorables del torneo, después de increpar al juez de silla y gritarle su ya famoso “¡You cannot be serious!” (¡No puedes estar hablando en serio!) al marcarle mal. 

John pudo ser expulsado de ese partido y del campeonato, pero le perdonaron la vida, lo cual terminó por beneficiarlo, pues ganó el torneo y fue quien le quitó su gran racha al sueco Borg. 

Una nueva oportunidad se le presenta a Roger Federer para ser el máximo ganador de Wimbledon en solitario (empatado con Sampras y William Renshaw). Sus ocho coronas en el césped londinense lo llevarían a engrandecer más su legado, pero no queda duda de que pasarán los años y apellidos como los Borj, Sampras y McEnroe seguirán estando en la mente de aquellos que han disfrutado del torneo más antiguo del mundo, porque ellos hicieron su historia y en su momento también fueron los mejores.