Novak Djokovic y un reencuentro con él mismo para volver a ganar

Djokovic

Novak dio una vuelta total a su rutina diaria a finales del 2016, cuando en diciembre decidió separar su camino del de Boris Becker, el entrenador que lo llevó a tener su mejor nivel y a conquistar el tenis mundial. Ese fue el primer cambio después de seis en los que Djokovic había pasado momentos duros, como su eliminación temprana en Juegos Olímpicos. Sin embargo su apuesta no resulto.

A inicios de mayo de 2017, con apenas un título (Doha) tras su separación de Becker, “Nole” volvió a sacudir de manera importante a su equipo de trabajo al romper relación con su entrenadora, Marian Vajda, su preparador físico y su fisioterapeuta, luego de 10 años laborando juntos. Es decir, el serbio decidió estar solo.

Necesitaba ese cambio, sentía que necesitaba empezar algo nuevo. Me siento mejor que en los dos últimos meses a nivel emocional, y también en la pista. Es una buena señal”, comentó el ex número uno del mundo al medio español Marca, tras su caída en semifinales del Masters 1000 de Madrid, el cual había sido su mejor resultado después de su único campeonato en enero.

Para Roland Garros, Djokovic comenzó con la reestructuración que quería y sumó como su asesor al histórico Andre Agassi, que aunque no lo pudo llevar al campeonato, sirvió para fortalecer una relación que parece apenas va dando sus primeros frutos, pues el estadounidense acompañará al cuarto mejor del mundo en su aventura por Wimbledon para buscar el título

Además de Agassi, Novak también sumó a su nuevo equipo de trabajo a Mario Ancic, otro ex tenista, aunque por el momento sólo será para el Abierto celebrado en Londres, aunque el propio “Nole” no descarta una relación a futuro. “Tiene que estar en Londres por varios compromisos y va a aprovechar para estar conmigo. Habrá que ver si después pasamos a tener algo a largo plazo o no”, comentó el segundo sembrado en Wimbledon.

"Necesito tiempo y paciencia para volver a ganar como antes", dijo “Nole” en la entrevista con el rotativo español, y parece que de a poco lo va consiguiendo.

Antes de presentarse a la Catedral del Tenis, el serbio jugó un torneo de hierba (Eastbourne) como preparativo, algo que nunca antes había hecho, y lo terminó ganando, demostrando que esa paciencia y la mejora de su nivel emocional puede ayudarlo a revertir un 2017 algo extraño para él, con sólo dos títulos, justo a la mitad de la temporada.

Sin embargo, la mejora del tenis de Djokovic no se sustenta únicamente en lo emocional o cambiar su equipo de trabajo, pues también ha decidido realizar ajustes en detalles un poco más específicos, como el de su raqueta, hecha a base de grafeno que permite tener un mejor manejo por la ligereza y ayuda a exponenciar la fuerza en los tiros.

Sería prematuro decir que Novak Djokovic está de regreso, pero sin duda Wimbledon será un buen parámetro para saber cómo se encuentra el serbio en la actualidad y qué le depara la segunda parte de la temporada, donde hace un año comenzó a caer de nivel. Ahora busca que sea diferente y a partir de este momento comenzar su despegue por retomar la cima del tenis, porque al final de todo, “Nole” es “Nole” y nunca se le puede descartar.