Octubre 1992, el inicio de una nueva etapa en el tenis mexicano

Zurutuza

El 2017 será un año de fiesta para todo el tenis de México, pues el Abierto Mexicano de Tenis cumplirá sus primeros XXV años de existencia y quiere hacerlo a lo grande. Hoy en día este certamen es uno de los más reconocidos a nivel Latinoamérica, ¿pero cómo comenzó está gran historia que ya tiene más de dos décadas de tradición? 

En entrevista con Raúl Zurutuza, director del torneo celebrado en Acapulco, se recordaron los primeros pasos que se dieron para dar inicio a una nueva etapa del tenis en el país azteca. 

En 1992 se juntó el “hambre con las ganas de comer”, así lo describe Raúl, ya que se sincronizaron factores vitales para hacer posible la creación de Mextenis, primer empresa que tendría los derechos del AMT. 

En esos momentos Banco Mexicano “quería promover un torneo y la marca, la Federación Mexicana de Tenis tenía la necesidad de hacerse socio de un evento para generar ingresos que sirvieran para promover el tenis”, recuerda Zurutuza, que también hace hincapié en la pasión de tres personas esenciales: Jesús Topete, Gastón Villegas y Carlos Gómez y Gómez, quienes “maquinaron” todo el proceso. . 

Topete se convertiría en el primer director del torneo y en esos momentos era presidente de la Federación Mexicana de Tenis; Villegas,fungía como vicepresidente de la FMT;  y Gómez y Gómez era el presidente del consejo de administración de Banco Mexicano. Además también influyeron  otras personas como Alejandro Burillo, quien se involucró desde el primer momento con el proyecto. 

Así, en octubre de 1992, tras el surgimiento de Mextenis y la compra de los derechos de un torneo brasileño, que en esos momentos se celebraba en la ciudad de Maceio, nace la oportunidad de tener un certamen ATP en suelo mexicano, que tan solo cuatro meses después, febrero 1993, vería su primera edición. 

En esa época el tenis no era un deporte distante para la afición mexicana, ya que había varios exponentes dentro del circuito, entre ellos “Leo Lavalle, Jorge Lozano, Luis Enrique Herrera, Oliver Fernández y Agustín Moreno, quienes pueden ser considerados como la última gran camada de tenistas nacionales” asegura el director actual del AMT, por lo que tener un torneo mexicano de tenis en ese año resultó realmente prometedor y “la primera edición causó gran expectativa”. 

La sede del AMT para su presentación fue ubicada en la Ciudad de México, en el Club Alemán, que de acuerdo a Raúl fue una gran decisión, pues desde 1986 había sido parte de Copa Davis y tuvo la estructura adecuada para recibir el torneo sin ningún problema. 

Celebrado sobre superficie de arcilla, el Abierto Mexicano de Tenis inició su andar considerado como un certamen categoría Internatonal Series, lo que actualmente corresponde a un ATP 250. La televisora que tuvo los derechos de transmisión fue Televisa, empresa que se mantuvo hasta 1996.

El campeón de la primera edición del AMT terminó por ser el austriaco Thomas Muster, que en un futuro se convertiría uno de los jugadores históricos del campeonato, al repetir como primer lugar en varias ocasiones más. 

Octubre de 1992 y febrero de 1993 es la etapa rompeaguas del tenis, aunque ese momento solo fue el inicio de un futuro que ya lleva 25 años y que cada vez se fortalece más para seguir siendo uno de los eventos más importantes a nivel continental.