Dentro de muchos años lo podrás recordar por sus apodos: “Gladiador”, “La Pared”, “El León de Jávea”, “La Máquina”, “La Maquinita”, “Motoret”, “Tigre del Arenal” y “El Inhumano”. O sino, te resonará alguno de los títulos con que los medios describían sus hazañas del tipo “David venció a Goliat”. O simplemente por lo extenuado que terminabas como espectador al ver un partido entero de él.

Empezó a jugar al tenis a los ocho añitos. A los quince se mudó a Barcelona y a los 17 a Villena en Alicante, en donde pasó nueve meses en Equelite, la academia de Juan Carlos Ferrero.

Se sabe que es hincha del Valencia. Que, no sólo es aficionado a la lectura sino que guarda cada libro que lee. Que está casado con Marta y que su hijo Leo nació el año pasado. Que tenía de ídolo a Agassi y que, de niño, si iba perdiendo un partido, no podía sacar por las lágrimas.

Pero, lo que impactan, son sus estadísticas: que Jugó 50 Grand Slams consecutivos antes de causar baja en Wimbledon 2015 por lesión (codo derecho). Que ganó 3 Copa Davis. Que en términos de ranking, estuvo once temporadas consecutivas entre los Top 20; siete de ellas entre los Top 10, y cuatro entre los Top 5, logros sólo superados por Rafael Nadal en la historia del tenis español. Que su mejor ranking fue el N°3. Qué fue el primero de los mortales (era quinto, los primeros cuatro los integraba el Big Four).

Que es el tercer tenista español con más títulos (27) detrás de Rafael Nadal y Manuel Orantes, y el segundo con más victorias en el circuito después de Nadal, ubicado en el puesto 12° entre los más ganadores de la historia de la ATP.

Que jugó más de mil partidos 727-372 G-P (145 triunfos en Grand Slams) logrando 27 Títulos (25 finales). Que enfrentó 7.170 puntos de quiebre con su servicio de los cuales salvó 60%…

Es simplemente Ferrer. Humilde por naturaleza. Siempre mirando para abajo, sin buscar culpables ajenos o ventajas extradeportivas. Sus números agotan por lo grandiosamente incansable para un luchador de uno setenta y cinco de altura. Menos a él, qué, como Sísisfo, la seguirá luchando hasta el final. ¿Aún no decidiste ir a verlo?

Feliciano López siempre está

El alto, zurdo (y con zapatillas blancas) cuenta con sesenta y ocho participaciones en torneos de Grand Slam, particularidad que…

Ver más