Acapulco, Gro., 28 de febrero 2020.- Uno de los grandes responsables de la “Renatamanía” que se está viviendo esta semana del Abierto Mexicano Telcel, presentado por HSBC, es sin duda Patricio Zarazúa, hermano y coach de Renata, quien ha hecho historia para deporte blanco nacional.
Para poder participar en la edición XXVII del torneo, Zarazúa, de 22 años, necesitó de un wild card, pues su peldaño número 270 de la clasificación mundial WTA, no le permitía accesar en forma directa a la gráfica.
Tras el sorteo del draw, las cosas no pintaban bien, Renata tenía que jugar en primera ronda contra la gran favorita, Sloane Stephens, sembrada uno, ex número tres del mundo el año pasado y 35 actual del ranking, campeona en Acapulco 2016, monarca del US Open en 2017, subcampeona de Roland Garros y del WTA Finals 2018, las probabilidades de ganar se veían casi nulas.
Sin embargo, el deporte es mágico, Renata dio el mejor partido de su vida y eliminó a Stephens ante la sorpresa general. Durante el partido, a la jugadora mexicana se le vio asistida por un joven del que no se conocía mucho, Patricio, su hermano mayor, que se integró al equipo de trabajo a finales del año pasado.
“En noviembre mi hermana y yo tuvimos una plática a solas, y tomamos decisiones difíciles, cosas que yo sentía que tenía que cambiar para llegar a cosas grandes. Ahí se formó un buen equipo de trabajo, yo la apoyo en la parte de los torneos viajando, también en la parte emocional, porque antes de ser su coach, es mi hermana, yo siempre voy a querer lo mejor para ella como persona y como jugadora, ella me tiene mucha confianza, siempre hemos sido muy unidos. Además, tiene su preparador físico que es Carlos Aranda, con mucha experiencia que ha entrenado a jugadores de muy buen nivel, y su entrenador principal de tenis que se llama Hugo Armando, que es un ex tenista profesional top 100 de Argentina, que ha sido de gran ayuda de todo lo que está pasando”, señala Patricio de 24 años de edad y graduado en la carrera de Business Management en Palm Beach Atlantic University.
Para Pato, el aspecto psicológico, del que tanto se ha criticado a los atletas mexicanos para poder triunfar en el deporte, es de suma importancia en su desarrollo y en sus resultados.
“Yo creo que la parte mental, sobre todo en las niñas, es muy importante. Antes de empezar a trabajar con una jugadora, es entender como son ellas mentalmente, cómo son como persona y las cosas que necesita, para luego entender su juego. Mi hermana es de un carácter muy fuerte, pero muy bueno, pues lo utiliza de forma positiva en los partidos, cuando hay que luchar, cuando hay que pelear. Ella es muy fuerte mentalmente, en su vida es una persona que le gusta que las cosas le salgan como ella quiere, es decir, tiene sus ventajas y desventajas, así como trabajamos su derecha o su revés, hay que trabajar su carácter para que sea lo mejor cuando juega en la cancha”.
“Mi trabajo consiste en hacerle entender que en un partido no van a salir las cosas a su manera en todos los puntos, lo que trato de hacer en momentos importantes, en momentos clave que siento que ella puede perder la cabeza, es apoyarla y mantenerla tranquila. Estoy muy orgulloso de ella, hemos trabajado muchos años, últimamente con este nuevo equipo nos hemos planteado metas muy grandes y nos está dando resultados”.
Renata y Patricio pertenecen a una familia netamente tenística encabezada por el exjugador Copa Davis de México, Vicente Zarazúa.
“Vicente Zarazúa es mi tío- abuelo, el empezó el tenis en la familia. Luego vino mi abuelo, que también jugó tenis a muy alto nivel y de ahí mi papá José Luis desde chico practicó tenis y decidió irse a la universidad para seguir jugando. Fue clave el apoyo de mis papás en la carrera de Renata, porque ellos sabían lo que se necesitaba para llegar a cosas así.
“Yo empecé en el tenis desde chico y decidí irme a la universidad en Estados Unidos para jugar tenis cuatro años, estoy muy satisfecho con lo que hice en mi vida, fue una de las experiencias más padres, pero sabía que en algún momento yo quería dedicarle mi trabajo a mi hermana, porque con las cualidades que tiene, podría llegar a cosas grandes, ahora sé que esto es lo que quiero, dicen muchos que hay que seguir tu instinto, y yo sabía que esto era lo que tenía que hacer para que a mi hermana le fuera bien”.
Los límites de Renata Zarazúa en el deporte blanco no existen, el camino está trazado, los objetivos son claros y ella tiene la mirada puesta en ellos. Ya hizo historia en el Abierto Mexicano, es parte del equipo nacional Copa Federación que busca un lugar en el Grupo Mundial, pero el tenis se vive día a día.
“Contra Stephens fue la mejor victoria de su carrera hasta el momento, pero lo que tratamos de hacer siempre en concentrarnos partido a partido, obviamente fue una gran victoria en la primera ronda y en las dos siguientes, está bien disfrutarlo, pero tratar de pensar que esto sigue y tratar de mantenerla concentrada para el próximo partido”. Ese próximo partido es este viernes en busca del pase a la gran final ante la canadiense Leylah Fernández.

Deportes Unidos Por México

Ciudad de México a 02 de abril del 2020 Deportes Unidos Por México Las principales propiedades deportivas en el país…

Ver más