Más de cuatro horas para trabajar su billete para la final del Abierto de Australia. Eso es lo que necesitó Andy Murray frente a Milos Raonic, que le obligó a remontar un partido en el que el canadiense terminó con 72 golpes ganadores, llegó a servir por encima de los 230 km/h y salió con todo a la pista desde el juego inicial. “No me sorprendió. Le había visto jugar desde que llegué a Australia. Vi su final en Brisbane. Incluso vi algo de sus partidos en el torneo de Abu Dhabi, y obviamente, un poco de sus partidos aquí. Así que sabía que estaba jugando bien”, advierte Andy.

Y no se equivoca. Nadie hasta este viernes había podido derrotar durante esta temporada a Raonic, que acumulaba un contundente balance de 9 victorias consecutivas sin margen de error. El canadiense arrancó la semifinal con un break que sería definitivo en el primer set. Eso sí, Murray no volvería a ceder un solo quiebre en todo el encuentro. “Cuando juegas ante alguien al que es duro romperle el servicio como Milos, necesitas proteger el tuyo para poder meter presión. Creo que al final del cuarto set lo hice muy bien. Gané algunos puntos de break”, apunta el escocés.

No obstante, Andy se ha convertido en un clásico en la última ronda en Melbourne. Y es que desde que se clasificó por primera vez en 2010 ha estado presente en cinco ediciones, todas las celebradas desde entonces salvo las de 2012 y 2014. “Cinco finales es un gran logro. Nadie me puede quitar eso. Debería estar contento. Hay pocos jugadores que hayan hecho cinco finales en el abierto de Australia, así que tengo que estar orgulloso”, confiesa. Eso sí, el número 2 del Emirates Ranking ATP siempre ha tenido que conformarse con recoger el trofeo de subcampeón. “Obviamente, cuando se llega a una final estás decepcionando si no ganas. Pero he hecho buen tenis aquí”, recalca Murray.

Si bien en su primera oportunidad en 2010 fue Roger Federer el que le apartó del sueño de levantar la corona ‘aussie’, en 2011, 2013 y 2015 fue Novak Djokovic el que se interpuso en su camino. Precisamente el serbio será el mismo rival que se encuentre este domingo al otro lado de la red. “No puedes permitirte el lujo de hacer nada mal. Novak ha jugado excepcionalmente bien. Hemos jugado muchas veces aquí y espero que esta vez haya un resultado diferente”, advierte el de Dunblane.

El serbio y el británico se han enfrentado en 30 ocasiones, con un FedEx ATP Head2Head de 21-9 para el actual número uno del mundo. La final de Australia será el capítulo 31. “No creo que mucha gente espere que yo gane el domingo. Tengo que creer en mí mismo, tener un esquema de juego sólido y esperar ejecutarlo y jugar bien”, avisa Murray.

“Hemos jugado mucho en las últimas temporadas. El año pasado aquí hice un buen partido, porque en cuanto a tenis no estuve tan lejos. Fue un partido ajustado. Lo mismo ocurrió cuando jugamos en Miami. Y también fue ajustado en Roland Garros. Obviamente, en Canadá, donde yo conseguí la victoria, fue otro partido apretado”, resume el discípulo de Amelie Mauresmo. Entonces, ¿qué debe hacer para conquistar el título? “Lo más importante es mantener mi nivel durante el tiempo suficiente, no sólo durante un set o un par de juegos. Necesito hacerlo durante un período largo si quiero conseguir la victoria. Ese es mi objetivo el domingo”.

ATP

Fotografia: Getty images

 

CONTACTO

info@abiertomexicanodetenis.com

TAQUILLA ARCOS BOSQUES

P. de los Tamarindos 400 A,
B. de las Lomas, C.P. 05120,
Cuajimalpa, CDMX.
+52 (55) 2167 3055


© ABIERTO MEXICANO DE TENIS. ALL RIGHTS RESERVED