25 de febrero, 2016, Acapulco, Guerrero.– Tiene apenas 18 años pero mide 1.80 metros de estatura. Su figura no pasa desapercibida. Naomi Osaka es una joven de cabello ensortijado y piel oscura, algo que podría ser irrelevante, de no ser por su nacionalidad: japonesa. Pero es algo a lo hoy en día ella no le da importancia, “aunque sí pensaba mucho en eso cuando era pequeña, pero hoy es parte de mí”.

Su padre y coach es haitiano, Leonard Francois. Su mamá es japonesa. Cómo se conocieron es una historia que su papá guarda para sí mismo, sólo sonríe y dice que fue cuando él estaba en Japón.

Osaka le ha sacado provecho a la invitación otorgada por el Abierto Mexicano de Tenis, donde este día juega los cuartos de final. En la cancha luce tranquila, sonríe cuando comete algún error no forzado, pero trata de mantener la concentración y seguir adelante.

“Este torneo me gusta mucho, tener a unos pasos el mar me parece muy relajante, ya había estado aquí en la calificación pero perdí en primera ronda. Aunque siento que ahora soy una mejor jugadora, tengo más consistencia”, dice Osaka.

Esa consistencia la hizo alcanzar la tercera ronda del Abierto de Australia, donde perdió con Victoria Azarenka. El año pasado alcanzó las finales de los torneos ITF (en Gran Bretaña y Japón) y el de la WTA en Taiwán.

Enfocarse en el tenis para ella es muy sencillo, dice que en realidad es lo único que ha hecho en su corta vida, por lo que las distracciones propias de los jóvenes, como las fiestas, son algo desconocido para ella.

Eso sí, le gusta mucho escuchar música, lo hace casi todo el tiempo, “excepto cuando estoy dormida. Antes de entrar a la cancha le gusta oír algo calmado, “pero puede ser cualquier cosa”.

Naomi dice que entre sus hobbies está la lectura, y tiene preferencia por los libros de fantasía y algunas biografías, además le gusta pasar tiempo en la computadora y jugar videojuegos.

México le gusta mucho, ha viajado varias veces en nuestro país, algo que se le facilita ya que desde los tres años vive en Estados Unidos, aunque admite que no conoce mucho de su historia. De lo que sí sabe es de los tacos “me gustan mucho”, dice sonriente, y añade que no le rehúye a la comida picante.

Actualmente ocupa el sitio 114 de la clasificación WTA. Hace un año concluyó en el 203 y en 2014 en el número 250. El ascenso se da paulatinamente, y la sonriente Naomi tiene todavía mucho por aprender y mejorar. Es cuestión de tiempo, porque después de todo, el tenis es su vida.

CONTACTO

info@abiertomexicanodetenis.com

TAQUILLA ARCOS BOSQUES

P. de los Tamarindos 400 A,
B. de las Lomas, C.P. 05120,
Cuajimalpa, CDMX.
+52 (55) 2167 3055


© ABIERTO MEXICANO DE TENIS. ALL RIGHTS RESERVED